in

SIGNIFICADO REAL DE LA INFIDELIDAD EMOCIONAL

En cada encuentro se conoce más a la otra persona y al tener un secreto tan grande en común se crea un confianza extraña y placentera que consigue sacar a la luz los secretos y las confesiones mejor guardadas. Sin buscarlo y sin siquiera pensarlo, la tercera persona se convierte en la favorita, la que mejor entiende, la que ofrece bienestar y libertad y a la que no hace falta mentir. Todo esto hace que surjan emociones y sentimientos nuevos y que el sujeto pase de un simple infiel a un infiel emocional.

Hay casos en los que ni siquiera hace falta el contacto sexual para que se pueda considerar como infidelidad emocional. Hoy en día, gracias a las redes sociales es muy fácil entablar amistad con cualquier persona, de cualquier parte del mundo. Ni siquiera hace falta hablar el mismo idioma porque los traductores online ya lo hacen por nosotros. Invertir tiempo y energía en conocer virtualmente a una persona hace que sea muy fácil pasar de una simple amistad a una infidelidad emocional. Existen las infidelidades emocionales por WhatsApp, por Facebook, por Instagram y creo que ni siquiera hace falta mencionar la cantidad de páginas de citas que han sido creadas específicamente para este fin. Estar todo el día pegado al móvil, chatear con otra persona que no es la pareja e ilusionarse con su existencia, son los primeros síntomas de un infiel emocional.

¿Por qué una persona puede llegar a sentir la necesidad de engañar?

A veces simplemente surge. Las ganas, el entorno y el estado de ánimo se unen y trabajan juntos dando resultado a una infidelidad sexu4l.

En otras ocasiones los culpables son las ganas de venganza, el deseo de sentirse por encima del otro o tener el sentimiento de la inseguridad demasiado presente.

Los más rebeldes son infieles porque consideran que su pareja no cumple con sus requisitos sexu4les, o puede que les guste tener a alguien siempre a mano o simplemente se sienten aburridos. El sentimiento de aburrimiento suele ser la excusa más empleada para justificar una infidelidad.

También hay infieles por culpa de traumas infantiles. Los hijos suelen hacer lo que ven hacer a sus padres. Aunque saben distinguir entre el bien y el mal y no quieren repetir los mismos errores de sus progenitores, con el paso de los años casi siempre lo hacen.

La infidelidad sexu4l produce momentos de felicidad cortos pero intensos, que pueden producir adicción y que en más de la mitad de los casos destruye la pareja. Los demás consideran que ha sido algo puntual, fruto de una locura pasajera y que vale la pena perdonar y dar una segunda oportunidad. Para los del primer caso, este tipo de infidelidad es más fácil de superar porque no hay sentimientos entre los amantes. El engañado encuentra mucho antes la ventana que necesita para respirar aire fresco y seguir adelante. En cambio, la infidelidad emocional es mucho más difícil de digerir. Saber que tu pareja te ha engañado sistemáticamente con otra persona y que hay sentimientos de por medio hace que el engañado se hunda en un mar de dudas y/o de sentimientos de culpabilidad.

Detectar a una persona infiel emocionalmente es muy fácil, los patrones de conducta suelen ser los mismos. Empiezan a mostrar menos interés por la pareja, la comunicación es inexistente al igual que los encuentros sexuales y empiezan a expresar su necesidad de tener una parcelita de vida privada. Si tu pareja deja de hacer cosas que antes sí hacía, si pasáis mucho tiempo alejados o, por lo contrario, pasáis tiempo juntos, pero siempre discutiendo, ya tienes delante a una persona que se puede considerar un infiel emocional.

Otra de las señales de infidelidad emocional es que a tu pareja ya no le importa lo que pasa en tu vida y tampoco te cuenta lo que pasa en la suya. Al mismo tiempo empieza a mostrar más interés por su aspecto físico, notas pequeños cambios en su vocabulario, sus gustos también cambian y ya no te hace cumplidos.

Por otro lado, hay algunos mitos sobre la infidelidad que no tienen nada de base y que pueden servir de cortina de humo. Por ejemplo, existe el mito de que la mayoría de los infieles prefieren a alguien más joven. Esto es más falso que un billete de 3€, pero puede servir para inducir error en los pensamientos de la persona engañada. Si el infiel habla mucho de una becaria joven de su trabajo, su pareja puede llegar a creer que es la amante, cuando en realidad la amante puede ser alguien que no tiene nada que ver con su entorno laboral o incluso podría ser alguien del sexo opuesto.

Otros mitos dicen que el que tuvo un desliz, tendrá otro con seguridad, o que la infidelidad aparece cuando la pareja va mal.

Todos estos mitos son como una bola de nieve, que cuantas más vueltas le das más grandes se hace y al final se produce el desastre. Por culpa de estos mitos, hay parejas que se separan sin haber ningún tipo de infidelidad de por medio, a otros les parece divertido poner “el dicho” a prueba y otros simplemente se quedan con el miedo en el cuerpo de tanto escucharlos y ante cualquier pequeña duda explotan.

A veces, el infiel emocional ni siquiera sabe que lo es. El camino hacia la infidelidad emocional está lleno de excusas que el infiel llega a creérselas. “Me compro ropa nueva porque la necesito, me quedo hasta tarde en el trabajo porque tengo que terminar el proyecto en el que estoy trabajando, sonrío más que antes porque estoy más feliz, no me parece justo que mi pareja se queje de que trabajo mucho, estoy mirando el móvil todo el rato por temas de trabajo”, etc. Todas son excusas para encubrir un comportamiento extraño que el infiel emocional aún no reconoce.

¿Se puede ser fiel y al mismo tiempo enamorado de otra persona?

Hay muchas personas que se consideran fieles porque solo mantienen relaciones sexu4les con su pareja, pero no tienen en cuenta que su corazón palpita por otra persona, la misma que está presente en todas sus fantasías. Y de nuevo, gracias a internet, a esa persona la tienen a un click de distancia. El proceso para encontrarla es muy fácil: un “me gusta”, otro “me gusta”, un comentario, otro comentario, charlas periódicas que acaban en flirteo y ¡pummm!, ya tenemos a otro infiel emocionalmente.

What do you think?

Written by Salud al Limite

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

CARTONES DE HUEVOS: RAZONES POR LAS QUE DEBERÍAS GUARDARLO

TOXINA BLANCA CON LA QUE DEBEMOS TENER CUIDADO