in

ESTA ES LA RAZÓN POR LA CUAL DEBERÍAS USAR MAS VESTIDOS

El vestido es  La pieza que representa la feminidad y la elegancia en estado puro. Personalmente desde chica, me encanta el vestido, es ciertamente mi prenda femenina favorita, soy una «dress-addict». Pero, sé por experiencia que la mayor parte de las mujeres piensan que llevar un vestido requiere un esfuerzo, que estarán menos cómodas llevando un vestido que llevando un pantalón, que el vestido pondrá de manifiesto sus defectos, que tienen que llevar tacones…

Al final, piensan que llevar un vestido es complicado y lo reservan para pocas ocasiones, lo que es ¡un error enorme! Aquí te doy 3 claves que te hará cambiar estos hábitos si tu también haces parte de estas mujeres piensan que el vestido no está hecho por ti.

1. Llevar un vestido te hace memorable

En primer lugar, el vestido te hace destacar de muchas mujeres en pantalón, pareces una mujer más «especial». El vestido cambia tu actitud natural, instintivamente te sientes mejor y tienes un enfoque más femenino que cuando usas pantalones, lo que proporciona seguridad y promueve carisma. Por lo tanto, el vestido te da valor y te saca a la luz como por arte de magia. El vestido es una herramienta importante para tener una postura agradable al mirar, exalta tu feminidad y mejora tu sensualidad. Finalmente, el vestido te hace sexy y ¡a los hombres les encanta!

Contrariamente a la creencia popular, el vestido no revela tus defectos. Por el contrario, oculta significativamente por encima del pantalón que marca los muslos, el glúteo, las caderas y los michelines. Para las más curvies, un vestido es por lo tanto más gratificante que los pantalones y para las más flacas, el vestido tiene un efecto de “aumento”.

¡El vestido es el gran aliado de la diversidad corporal y tu belleza única!

2. Llevar un vestido es saludable

Hablando del plan físico

La comodidad es indudable frente a los pantalones en los que nos sentimos la mayor parte del tiempo muy comprimidas. Difícil de sentirse libre para moverse en materiales gruesos que enfundan las piernas. Además no tienes que preocuparte de la posibilidad que se ve tu linea de las nalgas cuando te inclinas hacia adelante o en abrocharse el botón cuando comes mucho.
En resumen,  el pantalón te comprima y causa muchos inconvenientes para tu salud: molesta la parte baja de la espalda, puede causar una respiración deficiente, una mala circulación….

Hablando del plan mental

El vestido es positivo para el efecto de la valorización y del cambio de actitud que te permite ganar confianza. Usar un vestido te pone en el centro de atención como durante una fiesta y cuando lo llevas un día ordinario, tienes el efecto de que te sitúa en un ambiente festivo (la sonrisa y los ojos brillantes). ¡Llevar un vestido, es muy bueno para la moral!

3. Ahorras tiempo y dinero con el uso del vestido

El tiempo de preparación se optimiza

El vestido es LA pieza femenina, es entonces suficiente en sí mismo para hacer un efecto completo. Por lo tanto, los esfuerzos de personalizar el traje o el maquillaje no son necesarios.  Los tacones no son obligatorios, ya sea el vestido con botas planas o con pequeños tacones es muy lindo.
El tiempo de preparación del traje también es más rápido ya que no hay necesidad de buscar para combinar una parte superior con una parte inferior, te pones tu vestido y estás vestida. Lo que evita los bloqueos prolongados frente al armario y como se suele decir, el tiempo es dinero.

El vestido es económico en sí mismo

Además hay que comprar solamente una pieza en lugar de dos (superior + inferior). El vestido es más duradero en el tiempo, no hay desgaste de las piernas como los pantalones y hay más probabilidades que se mantenga de moda a través de los años.

What do you think?

Written by Salud al Limite

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

MIRA LO QUE SUCEDE SI MASTICAS DOS HOJA DE ESTAS AL DÍA, TE SORPRENDERÁS!

CONSEJOS PARA SACARLE PROVECHO A LAS HABITACIONES PEQUEÑAS